787 palabras para los que queréis innovar y no sabéis por donde empezar

787 palabras para los que queréis innovar y no sabéis por donde empezar

     Si hay un sector en el que la innovación ha llegado con más fuerza que nunca, ese es el tecnológico. Las Redes Sociales han crecido mucho en los últimos tiempos: Facebook y Twitter tienen ya alrededor de los 1700 y 310 millones de usuarios, respectivamente. Las empresas pueden saber cuándo y desde qué dispositivo un usuario inicia sesión en una aplicación y los anunciantes tienen ya una gran variedad de formatos para hacer llegar su marca al público.

    Hasta aquí, parece el entorno perfecto para que las compañías incrementen su volumen de venta y negocios, pero lo cierto es que no es tanto así. El problema viene de la conglomeración de una serie de circunstancias que contrarrestan el efecto positivo que ha traído la innovación.

   Internet ha provocado un incremento de la competencia. Nuevos negocios en línea están quitando cuota de mercado a los negocios tradicionales. Existe una mayor oportunidad de entablar relaciones comerciales, lo que facilita la aparición de nuevas empresas que operan en el mercado. Estas son algunas de las causas por las que se produce esa saturación de oferta en un mercado de consumidores que cada vez escucha menos.

    La llegada de la tecnología ha hecho que muchos empresarios vean erróneamente en esta una solución rápida a los problemas por los que atraviesa su negocio.

Todavía hay muchas personas que creen que estar a la última en tecnología es tener una cuenta en Facebook. Eso no es innovar. Ni siquiera estás aprovechando una mínima parte de lo que las nuevas tecnologías pueden aportarte en este sentido.

      En primer lugar, una empresa que quiera aprovechar las ventajas de la tecnología digital debe ser consciente de que va a tener que dedicar tiempo y recursos hasta encontrar las herramientas y medios que mejor se adapten a su negocio. Este proceso es diferente en función de distintos factores, como son el tamaño de la empresa, volumen de facturación, antigüedad en el mercado, tipo de actividad que realiza, objetivos perseguidos, composición del equipo de trabajo, etc.

    Por otro lado, destacar entre empresas que ofrecen productos que satisfacen las mismas necesidades, a veces se convierte en una tarea complicada. En ocasiones, las compañías hacen uso de la tecnología para mejorar su productividad, seguir a la competencia, estudiar el comportamiento del usuario o comunicarse con él. Aun así, parece que tanto esfuerzo no viene acompañado de un resultado justo y equilibrado. Si ocurre esto, hay que ir un paso más allá y es aquí, cuando entra en juego la innovación.

  Son muchas las empresas que se quedan en este tramo por no tener recursos, conocimiento o capacidad para innovar. Si estáis en este punto, os dejo unos consejos que desde mi punto de vista pueden ayudaros a sacar ese lado creativo que tanto necesitáis para destacar:

1. Relaciónate y coge ideas

     Lee mucho y entabla cuantas relaciones puedas. Mientras más contactos tengas, más posibilidad de crear ideas nuevas. Desde mi punto de vista, todos tenemos un lado creativo que desarrollarás más cuando salgas de la zona de confort y empieces a crear cosas por ti mismo. Te recomiendo leer lo que otras empresas están haciendo (no tienen por qué ser de tu sector). Te darás cuenta que sus acciones sirven como fuente de inspiración más veces de las que parece.

2. Prepara a tu equipo

        Si no trabajas solo, procura dar la confianza suficiente a tu equipo para que comuniquen cada mínima idea que tengan en mente. Para esto, es importante que cada empleado se sienta identificado con la marca y que no haya un ambiente tenso en la oficina. Desconfianzas, abusos, descontentos, malentendidos, etc. son totalmente incompatibles con el surgimiento de nuevas ideas porque provocan bloqueo mental.

3. Visualiza tendencias

    Intenta observar las tendencias de mercado. El usuario cambia sus patrones de consumo con mucha velocidad. Estudia cómo se consumía en el pasado y cómo se hace ahora. Si consigues predecir cómo se hará en un futuro, tu mente comenzará a generar ideas diferentes e innovadoras para tu negocio que se adapten a esa forma de consumir.

4. Haz partícipe al consumidor

     Crea canales donde el consumidor pueda aportar ideas que sirvan como innovación a la empresa. My Starbucks Idea es una red social propia de Starbucks. En el blog corporativo de la empresa, no solo se pueden ver todas las ideas presentadas por los clientes, sino que varios empleados de la empresa se dedican a escribir sobre cómo esas ideas son llevadas a cabo o los motivos por los que algunas de ellas son descartadas (Ideas In Action). De esta manera, el consumidor no solo se siente escuchado, sino que se identifica como parte de la empresa.

Si quieres que dar un salto más allá con tu negocio, te recomiendo que no lo pienses más y pasa a la acción trabajando cada uno de estos puntos.

 

Anuncios

¿Qué puedes aportar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s